Páginas

sábado, 17 de noviembre de 2012

No te esperaba

Hoy me acordé de ti. Si quiero ser del todo sincera diré que te eché de menos. 
Una boda. Medias, tacón y vestido. Me he puesto esos zapatos que tanto me gustan y me he pintado como lo hacen las princesas de los cuentos, y al salir a la calle y ver los restos de lluvia siento cómo la pena mojada me persigue aunque no quiera. Y entonces, como si lo hubiera estado buscando, me viene tu imagen a la mente. Casi puedo verte a mi lado. ¿Qué coño? Me gustaría un millón de veces que estuvieras allí conmigo, agarrándome de la mano y viendo lo preciosa que estaba con ese vestido corto. Vuelvo la cabeza para intentar olvidar todo eso y es justo en ese ángulo donde me faltan tus labios en un beso inesperado. Inesperado e inexistente, pero en mi mente ya han pasado mil cosas más. Puedo imaginarme hasta los botones de tu camisa del mismo color que tus ojos, y me parece injusto que no estés allí.
Porque hoy, aunque me cueste admitirlo, te necesité.

No hay comentarios:

Publicar un comentario